10.082010
0 0

Limpieza y cuidado de tus muebles de madera

La madera es un material muy noble que tiene una larga duración, pero también es muy delicada si queremos que siempre se mantenga bien.

Los peores enemigos de la madera son la luz, el polvo y la falta o exceso de humedad. Lo importante es mantener la madera siempre humectada, para evitar que se resquebraje o se escame. Para que tu mueble no se manche con la luz debes mover los objetos que haya sobre él, sobre todo las primeras 6 semanas.

Para el uso y cuidado diario de los muebles de madera debes tener en cuenta los siguientes cuidados:

Lo más importante es que periódicamente uses un producto para acondicionar y proteger la madera. Lo más recomendable es el uso de ceras especiales para muebles de madera. Esta se aplica sobre todo el mueble y se deja actuar algunas horas. Luego debes frotar enérgicamente con un trapo de algodón. No saques brillo enseguida, porque sacarías la cera y el mueble no quedaría bien protegido.

Utilizá agua siempre en mínimas dosis sobre un paño humedecido secando siempre luego con un paño seco. Si derramás liquido, sécalo inmediatamente para que no quede manchado.

Las superficies de los muebles de madera son muy sensibles al calor, así que debes evitar poner objetos calientes sobre ellos; trata de usar siempre objetos aislantes especiales para poner cosas.

Para quitar las manchas debés usar productos suaves. Podés mezclar un poco de jabón neutro en un litro de agua caliente y pasar esta mezcla con un paño humedo, secando luego con un paño seco.

Manchas de pintura: Si la pintura aun está fresca, quitala con un paño húmedo; si se trata de pintura seca, quitala suavemente con una espátula de plástico o con un removedor especializado.

Cera de Vela: Si la cera aun está blanda podés pasarle un hielo envuelto en plástico para que se endurezca y ahí la quitas suavemente con una espátula de plástico.

Grietas: Aunque no lo creas, las pequeñas grietas a veces las puedes solucionar pasando un lápiz de cera (sí, esos que usan los niños) para rellenar la grieta y quitar el exceso suavemente con una espátula de plástico. Debés tratar de que el lápiz de cera sea de un tono similar al de tu mueble. También existen pastas especiales para madera, que cumplen la misma función. Debes tener en cuenta que esta pasta se contrae, así que debes echar siempre un poco más de la necesaria.

Derrame de alcohol o esmalte: NO LO FROTES, porque empeorará el daño. Debes secar el alcohol o esmalte, esperar una noche completa y al día siguiente usar un removedor. Casi siempre funciona, pero de paso decolora el área, así que debes pintarla nuevamente.

Quemaduras: si tu mueble presenta quemaduras, puedes disolverlas frotando con un algodón con un poco de removedor de esmalte de uñas. Puedes disimular la mancha con un lápiz de cera del tono o con pasta de zapatos y luego pasar un paño suave y limpio.

Rayones y marcas: podés disimularlo pasando un lápiz de cera o pomada de zapatos del mismo tono de la madera, y luego pasarle un paño limpio y seco para sacar el sobrante. De todas maneras si el daño es muy profundo tendrás que consultar la ayuda de un especialista.

Muebles pintados: los muebles de madera pintados son aun más fáciles de limpiar. Sólo necesitás una esponja empapada en agua y detergente, y evitar raspar la pintura.

Leave a Reply